1 2 3 4 5

Seiscientos años intercambiando congrios secos por cabos para barcos

Los dos últimos secaderos de congrio de Europa están en Muxía. Dos familias emplean técnicas ancestrales y pelean por mantener la tradición. El 80% del producto se vende en Calatayud

sta es la breve historia del congrio y su destino final ensartado en cañas de bambú, agujereado y tremolando como una bandera al viento en la Costa da Morte, ese lugar hecho de viento y mar bravío donde los navíos naufragaban frente al Cabo O Punta do Boi. Es el congrio un pez que alcanza hasta los tres metros de longitud, temido por los pescadores y submarinistas por su mordedura peligrosa. Tiene un diente que corta como una cizalla, diseñado para reventar la resistencia de los cructáceos. Una suerte de serpiente marina (conger conger) que costea y vive en profundidades de hasta cuarenta metros. Un pez, también llamado safio, blanco semigraso, hermafrodita e hiperactivo: pone hasta ocho millones de huevos durante su existencia. No demasiado apreciado en la cocina pero que enamora a quienes lo trabajan por la potencia de su sabor para sopas, guisos, caldos y fondos. Una criatura que puede pesar hasta 30 kilos y que era el cotizado regalo que Poseidón llevaba a Zeus cuando iba de fin de semana al Monte Olimpo.

Un animal primitivo que desde el siglo XV fue la moneda de cambio de los pescadores gallegos para comprar cuerdas y cabos de cáñamo a los sogueros de Calatayud (Zaragoza). El legendario congrio como objeto de trueque. Para evitar que el pescado se estropeara en el largo camino de regreso a Aragón, casi 800 kilómetros, los pescadores gallegos empezaron a secar el congrio. El secado es una técnica ancestral que permitía garantizar el consumo del pescado a largo plazo. Fue un negocio floreciente desde 1.446, según los primeros asientos históricos del Ayuntamiento de Calatayud, aunque algunos investigadores, como Eduardo Gómez de Agüero, sitúan sus comienzos en el siglo XII. No hay que olvidar que el catolicismo imponía hasta 140 días de abstinencia al año y una cuaresma sin carne de ningún tipo. El congrio seco igual que el bacalao, la mojama de atún o los arenques en sal aliviaban esos largos periodos de oscuridades. Pero llegó el tren. Hacia el último cuarto del siglo XIX. Y el tren mandó a la diligencia al museo. El viaje se acortó y la industria del congrio seco empezó a languidecer. Hasta mitad del siglo pasado los secaderos se concentraban en Arousa.

Hoy solo quedan dos. Son los últimos secaderos de congrio de Europa y están en Muxía, en el último lugar conocido de la tierra, como le gustaba decir a sus habitantes. Finis terrae.

Juan Diz, de 91 años, y su nieto Miguel, que aún no cumple los cuarenta, se encargan del único que aún funciona de forma completamente artesanal. Javier Lema, de 33, con su mujer, Carla Castro, gestionan el otro, lemar-elaboraciones.com, que mantiene los métodos artesanales durante buena parte del proceso pero también utilizan otros sistemas eléctricos de secado. Liz hace unos 4.000 kilos de congrio seco al año. Lemar, más de 10.000 kilos. Siglos después esta sigue siendo una historia de gallegos y aragoneses, de muxianos y bilbilitanos: el 80% de la producción total se vende en Calatayud, hoy como hace seiscientos años.

La imagen de los secaderos frente al mar es desoladora. Los tenderetes de madera con los congrios ensartados en cañas son un desgarro estético. Guarda ese perímetro de estacas con los congrios secándose al viento un aire escandinavo severo. Las piezas de Lemar proceden de las lonjas de Fisterra y Malpica. Los Diz llevan años comprándoles el congrio a un exportador francés. Trabajan con ejemplares desde cuatro hasta veinte kilos. La experiencia, el conocimiento y la técnica son imprescindibles para convertir el congrio en materia de secado. El primer paso es eviscerarlos y hacerles unos cortes en la cabeza. Se lavan en piletas con agua del mar hasta que desaparezca la sangre. “Antes se limpiaban en la orilla del mar. Se amarraban a una cuerda para que las olas blanquearan la carne. De allí, las mujeres lo llevaban a una caseta para trabajarlo”, recuerda Juan Diz, que encara ya la década que le lleva al siglo de vida, y quien empezó a trabajar en un secadero de congrios cuando tenía trece años junto a su tío. “Eran tiempos de hambre. Trabajaba desde las siete de la mañana hasta las doce de la noche y cuando cumplí los dieciséis empecé a cobrar diez céntimos diarios”, recuerda. Cuando empezó a hilvanar congrios en las cañas en el secadero del tío se manejaban hasta 25.000 kilos de congrio en cada mes seco del año.

El resto del proceso es idéntico a como se viene haciendo hace siglos. Con una poda -un cuchillo de punta curvada que funciona como un garfio- se abre la espina dorsal por los dos lados. Y mediante un singular ritual de cortes en cadeneta se agujerea el congrio hasta que queda con el aspecto de una red poco tupida de ventanas trapezoidales. “Es la técnica que usamos hace siglos para que el pescado se seque bien, para que el viento pueda hacer su trabajo”, explica Javier Lema. Este procedimiento se llama lañar. Una vez convertido el congrio en una especie de grimpolón, se le introduce una caña de bambú en zigzag y se tensa con hilos para que quede lo más estirado posible. Se colocan sobre las estacas -las cabrias-, se amarran y se reza para que no llueva. El viento del norte -el nordés- es el mejor aliado; la lluvia, el enemigo. Las piezas grandes requieren al menos diez días de secado y las grandes, el doble. El producto final retiene como máximo un 10% de agua y, en total, ha mermado más del 60% respecto al peso del congrio cuando fue capturado. Así se hacía ya hace siglos, cuando los aragoneses entregaban sogas para hacer cabos para los barcos a cambio de pescado seco. Y en los años cuarenta del siglo pasado, cuando las mujeres de Muxía cargaban con 40 kilos de congrio en la cabeza durante kilómetros y regresaban de las aldeas con patatas, maíz y huevos. Que hoy dos familias sigan sacando adelante dos modestos secaderos es patrimonio de la antropología. No se entiende si no se trata de comprender el alma gallega. Las dos familias saben qué es trabajar de sol a sol. Tanto Diz como Lema estuvieron en la mar. Hoy están a resguardo pero viviendo de la mar. Como escribió amargamente Manuel Rivas en su Balada maldita en las playas del oeste cuando el crudo negro del Prestige desangró aquellas costas, “el mar tiene siempre alma de blues, pero hoy, temporal, recuerda la voz rota y desgarradora de Edith Piaf. Rien, rien de rien”. Como dice Lemar, “la gente no sabe lo que dice cuando habla del precio del pescado”.

Los secaderos son merecedores de ser protegidos como bienes etnográficos. No parece que vayan a durar mucho. La producción decae y prácticamente no dan para vivir. Javier Lemar lo mantiene “porque no quiero que se pierda algo único, es casi un empeño personal al que le dedicamos muchas horas; mis padres también lo hicieron durante muchos años para mantenerlos”, y los Diz tampoco son demasiado optimistas. “Esto tiene poco futuro, le quedan cuatro días”, vaticina el abuelo, quien a sus 91 cada mañana pasea hasta el Santuario de la Virgen de la barca.

Lema tiene además dos barcos de pesca, de 25 y 14 metros de eslora, con trece tripulantes, y un gastro-bar en el puerto de Muxía, el A Furna, que es el nombre que dan los gallegos a las cuevas en el mar. Ni en tierra pueden dejar de pensar en el océano. Lema, que por supuesto también es el cocinero, está tratando de introducir el congrio, que una vez secado debe hidratarse antes de consumir, en el gusto de los gallegos. No es el pescado favorito de la tierra. Con mucha diferencia de los bilbilitanos, que lo cocinan con garbanzos, parecido a un guiso de callos, y donde lo consideran un producto gourmet. Pero Lema propone un arroz de congrio seco con almejas o con gambas que tiene muy buena pinta. Algunos cocineros de la vanguardia gastronómica gallega están empezando a darle sitio en sus cartas. En Lemar, además del congrio seco, venden botes de lo que llaman escamas de congrio seco, que no es más que el pescado pulverizado igual que hacen los japoneses con el katsuobushi, que es el bonito seco, fermentado y ahumado que junto al alga kombu son la base del caldo dashi que es, a su vez, el fondo base y la madre de todas las sopas niponas. Lo de las escamas parece una buena idea para intensificar sabores en caldos, arroces o guisos. Un señor bicho, el congrio, “gigante anguila de nevada carne”, lo llamó Pablo Neruda en su Oda al caldillo de congrio. Pero gigantes de verdad, estos gallegos, que asomados al mar de la costa escarpada envaran y tienden cada día sus congrios al viento esperando a que llegue el último soguero de Calatayud.

Instagram: @anthdezrodicio / Twitter: @AHRodicio

30 Comentarios

  1. Espectacular artículo Antonio. Cuando menos resulta curiosa la relación entre Muxia y Calatayud nacida del intercambio de la manipulación y transformación de materias primas en artículos con gran valor y tradiciones valiosísimas. Gracias por darnos a conocer este patrimonio etnográfico.

  2. Organisiert hat der und ich mich daran beteilige werde. Florida Percival Ekaterina

  3. I got what you intend,saved to my bookmarks, very decent web site. Lin Stern Valerio

  4. Thank you! Yes, I took it in the quad on the LSU campus. Ericka Cleve Killoran

  5. Ik kan nu mooi wel al comments achterlaten hier! Mooie stek hoor. Hinda Timotheus Katherine

  6. Right here is the perfect blog for everyone who wishes to understand this topic. Kay Earvin Landon

  7. I used to be able to find good info from your articles. Pen Travis Irwin

  8. I was studying some of your content on this internet site and I conceive this website is very instructive! Keep putting up. Brandais Tedman Ashjian

  9. I am really loving the theme/design of your weblog. Do you ever run into any web browser compatibility problems? A handful of my blog readers have complained about my website not operating correctly in Explorer but looks great in Firefox. Do you have any advice to help fix this problem? Lavinia Palm Lenz

  10. I could not refrain from commenting. Well written! Grissel Kristofer Gayle

  11. Thanks, Chris. But is there really a healthy dose? Jania Waldemar Diaz

  12. Buna ziua din strainatate mai exact din Elvetia poate altcineva sami transfere bani in cont. Multumesc Katrina Eward Leschen

  13. You made several nice points there. I did a search on the matter and found nearly all folks will agree with your blog. Letty Bald Beuthel Karylin Sherwood Ohaus

  14. Merely wanna say that this is very beneficial , Thanks for taking your time to write this. Merrily Abdel Persas

  15. Curabitur ac nisl molestie, facilisis nibh ac, facilisis ligula. Integer congue malesuada eros congue varius. Sed malesuada dolor eget velit euismod pretium. Etiam porttitor finibus pretium. Nam suscipit vel ligula at dharetra. Nola Quintin Peg

  16. I have the exact same issue!!! Let me know what you find out! Babara Saunderson Egbert

  17. I read your post and realized that I just needed a wooden floor with underfloor heating. It remains to find a contractor who will plan and do everything for little money. Bobbette Zebedee Dixon

  18. I was recommended this web site by my cousin. I am not sure whether this post is written by him as no one else know such detailed about my trouble. You are incredible! Thanks! Randy Klemens Amand

  19. After looking into a number of the blog articles on your web page, I seriously like your way of blogging. I added it to my bookmark webpage list and will be checking back in the near future. Please check out my web site as well and tell me what you think. Gael Dev Bluefarb

  20. After I initially commented I appear to have clicked on the -Notify me when new comments are added- checkbox and from now on whenever a comment is added I recieve four emails with the exact same comment. Perhaps there is a means you are able to remove me from that service? Kudos! Trixie Abramo Kyd

  21. I used to be able to find good advice from your content. Tamarah Tedd Ducan

  22. Yay google is my king assisted me to find this great internet site! Barby Franzen Hyacinthe

  23. I think this is one of the most significant info for me. And i am glad reading your article. But should remark on few general things, The site style is perfect, the articles is really nice : D. Good job, cheers Eachelle Tobie Iline

  24. May I just say what a comfort to uncover a person that actually understands what they are discussing on the internet. You actually realize how to bring a problem to light and make it important. More and more people need to check this out and understand this side of the story. It’s surprising you are not more popular since you certainly have the gift. Agneta Dukey Beaudoin

  25. After all, we should remember compellingly reintermediate mission-critical potentialities whereas cross functional scenarios. Phosfluorescently re-engineer distributed processes without standardized supply chains. Quickly initiate efficient initiatives without wireless web services. Interactively underwhelm turnkey initiatives before high-payoff relationships. Holisticly restore superior interfaces before flexible technology. Virginia Murray Goodden

  26. You produce quality content, congratulations on this Raf Derril Summers

  27. I would like to get across my admiration for your kindness supporting folks that must have guidance on in this subject matter. Your personal dedication to getting the solution throughout had become particularly advantageous and has encouraged regular people just like me to achieve their pursuits. Your insightful information means a lot to me and substantially more to my fellow workers. Thanks a lot; from all of us. Anny Barrie Nora

  28. Yes just got a taste of it then all ground to a halt. Hope everyone gets to have the experience. Milly Sid Kopple

  29. Wow! Thank you! I continuously wanted to write on my blog something like that. Can I take a fragment of your post to my blog? Starlin Perice Rahman

  30. Very informative blog article. Much thanks again. Fantastic. Dena Erik Bush

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.