1 2 3 4 5

Bares, qué lugares

Preparando el desconfinamiento: barras, cañas y muchos amigos

“Cuando salga de aquí…”. Esa es posiblemente la frase más repetida desde el 14 de marzo. Escucho a amigos que la gritan como Scarlet O´Hara lanzando al viento su “a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre”. Pues eso, hambre de bares. Más de barra que de sala. Debe ser porque eso de compartir y socializar se asocia más a la caña de pie que al formalismo de mesa y mantel. Es muy del sur, aunque no solo. Si bien es verdad que superada la barra, lo suyo es sentarse después. La cosa es que todos estamos deseando pisar los bares. En esta crisis hemos perdido una parte clave de la salud, como es la salud emocional, esa parte que nos equilibra cuerpo y mente y que consiste en la práctica del sanísimo ejercicio de salir, compartir, abrazarse, brindar. Abrazo, palmetazo en la espalda y risa cómplice en la cercanía que impone un bar.

En los albores de la llamada desescalada, servidor ha empezado a hacer el primer borrador. El borrador más trascendental en muchos años: los bares, restaurantes, tascas, clubes, chiringuitos, boquetes y bujíos y demás merenderos, comederos y bebederos a los que voy a peregrinar. ¿Cuándo?, cuando sea posible. ¿Cómo? Como sea posible.
De momento y dado que aún no tenemos autorización para desplazamientos interprovinciales, empecemos por Madrid.

Creo que la primera caña será en el Doble, con un aliño, y con Juan Ochoa tronando al lado. Y después, otra caña. Loco por ir a casa de Pepe Calleja en Surtopía a por una manzanilla 11040 y unas tortillitas de camarones, con Juan Cañete y Dani Serrano. En Askuabarra, allí donde Jorge y Nacho Gadea caerá media de callos y el montadito de steak tartare. Iré con Inma Ruiz, que le gustó. Y a Angelita, con Gonzalo Suárez, justo a por el primer tomate corazón de buey con aceite y sal. En Arrayán, Javier Cabrera, ese chileno andaluz, nos honrará con su monumental ajo blanco. La alineación habitual: Manolo, Juan, Dani, Pepe, los dos Carlos, Yago, Esteban y Jorge. En Casa Hortensia una de fabes y media de merluza rebozada con su botella de sidra, a pachas con David de Jorge, cocina sin pamplinas. Ansioso por recuperar la elegancia y la quietud de un almuerzo en Sant Celoni rematado con el carro de quesos -que algún día habrá que colocar al principio del almuerzo- y con Ángel Pardo; En Lakasa un plato que ya no está en carta: Guisante fresco del Maresme y tendones de ternera. Le gustará a Gabriel Seoane. Lobito de Mar: el arroz con chuletillas de cordero, que le va a encantar a Gonzalo Hidalgo.

No veo el día de entrar en el Txistu y dale un abrazo a Antolín, a Sergio y a Alfonso. Y echarnos al coleto sus carnes y pescados y esos vinos que encienden el alma tanto como su hospitalidad. Soy txistómano.

A Óscar le pediré en Alabaster la merluza al pil pil de lima Limón y lo que mande beber, como la última vez que fui con Juan Luis Álvarez. Ensaladilla de gambas en Rafa con Dani Romero Abreu y manitas de cerdo con alcachofas y Cigala en La tasquería: bocata di cardinale para el finísimo Ángel Núñez, que se deja caer por Madrid de vez en cuando. Tortos con lámina de portobello en A Mano, de Javier Goya y Fran Ramirez: será un gusto verlo, como la última vez que fui con Vicente. Como será un placer sin límites abrazar a Juan Miguel y Anabel en La Manduca, acompañado de José Luis Berrendero, un fijo en la quiniela de la calle Sagasta. Y vengan verduras. En La Malaje, del cordobés Manuel Torres, cualquier cosa del mar, a ver si pillamos a Fernando Huidobro; y en Membibre ojalá siguiese en la carta la brandada de bacalao, aunque va a servir cualquier cosa que pongan por delante, incluida la chuleta, que devoraré con mi hijo. Y me llevaré a Paquito Gómez a Bibo a por un brioche de rabo de toro y media de ensaladilla.

Habrá que hacer una mañana una ruta por las tabernas donde mejor vino de Jerez se bebe en Madrid. Empezaremos en un clásico: la Venencia en Echegaray, con Ignacio Peyró y Celia Blanco al fondo, en su rincón; de allí a otro del mismo corte, Casa Baranda en Colón, con Pepe Tomás, pico fino. Allí se bebe un amontillado en bota más que saludable. Y terminamos triangulando: Zalamero con Palmira Márquez: descubridora; Palo cortao con Luis Prieto; y Taberna Verdejo, con Pepe Nevado, disfrutón de los jereces aunque con querencia telúrica a Montilla. Calidad y variedad en vinos generosos.

Camino del Auditorio Nacional, los torreznos de Casa Alonso: tengo que repetir con mi vástago; y en La Lorenza su tortilla melosa: como la canción, sueño con ella. A Flor y Eli les va a encantar. A los dos gaditanos, en Colósimo, les pediré la caballa en escabeche, puro sabor y delicadeza cuando vaya con el Koki de Cádiz. Y a Ale Alcántara en El Bache, además de abrazarlo, le daré carta libre y que ponga algo de jerez en la copa, que lo bordará yendo como iré con su colega José Yélamo. En Malasaña hay un rinconcito gallego que se llama Farmacia de Guardia donde me voy a tomar la caldeirada de nécora al wok. Tengo que descubrírselo a Maite Carreño. Con Manolo Villanueva, quien me inició en esa religión a por verdinas en Asturianos. Y en la Taberna Los Delgado el plato del día, que nunca falla, para gente de gustos sencillos como Miguel Ángel Martínez Villar cuando venga a Madrid a ver al Cádiz ya en Primera y tras golear al Real Madrid en el Bernabéu .

Habrá que ir a Lavapiés a La burlona: fideuá con foie asado como le gusta a Begoña Marañón y a La Caníbal en la calle Argumosa a beber vino natural con Fernando Angulo, que hace unos vinos naturales estratosféricos en Sanlúcar de Barrameda. Con Antonio Yélamo y Dieguito Suárez, chuletón sin tonterías en el Asador Donostiarra. A Juan Cierco le gustarán las chuletitas de corzo y el jurel asado de Béker-6. Y Con Iñaki Gabilondo iremos a repetir a Kulto: a por el tarantelo de atún al fugo de romero. Igual a Emi Suárez le descubro Casa Barrera, su lechazo y su sabor a comedor familiar. El primer vermú caerá en Casa Macareno con Jose Berasaluce. Y habrá que ir a Estimar, que quedó pendiente antes del puto bicho: con Álex, Denise y Tere. A Umiko , a por el nigiri de vieira y el curry de atún con Óscar y Belén. A por el caldo millo y la canariedad full a Gofio, con Pedro Mari Sánchez y Anita Martín: homenaje. A Zapata le gusta todo, pero en El Marginal va a flipar con buenos vinos y alguna conserva gourmet, como él cuando entona cualquier cosa, muy gourmet.

David García nos espera en El corral de la Morería para iluminarnos con el pichón en dos cocciones con risotto suave de trigo sarraceno y la mejor bodega de jereces de Madrid. Al dúo Lalalá les vuelve locos. Barrutia y el 9 tiene una tortilla de patatas con trufa blanca y negra y unas trompetas de la muerte con longaniza que a Manolo Guedán le va a gustar. Con Toni Garrido y Tom Khalen alias “el sueco” tendremos que repetir en Trifón y que el rabo de toro nos acompañe. La Raquetista, que además permite descorche, le gustará a Pepa e Inma. Y en Arima, vermut, gilda de la casa y lo que toque, con Antonio Belmonte. Arroz en el Ventorrillo Murciano con Manolo Molés. Y a Coque, con Félix Puebla, que hay mucho que hablar. Una gaditana para terminar, con Carlos Rosado y Jorge Bezares: manzanilla con queso de la sierra de Cádiz en el Lambuzo.

Y ya.

No debo abusar más de su paciencia, mejor una segunda entrega con los amigos que quedan a un lado y otro de la barra. Volveremos, porque todos estarán abiertos y mantendremos intactas las ganas de bares y de esa cosa tan rara, preciada y exclusiva que es la amistad. Así que volveremos a ser felices. Cuando se pueda y como se pueda. Ahí estaremos.

PD. Por cierto, al hilo del título de post. Jaime Urrutia explicó recientemente que uno de los temas fetiche de Gabinete Caligari, Camino a Soria, se iba a llamar en realidad Camino a Cuenca, pero por cuestiones de rimas y métricas le cambiaron el nombre. Imagino el enfado de muchos sorianos. Confiemos en que no termine por revelar un día que lo de los Bares, qué lugares es una metáfora de cualquiera sabe qué cosa. Vaya decepción.

10 Comentarios

  1. Qué sitios!!! Esto sí que es una Guía de Bares y Restaurantes! Y qué de amigos!! Todo un honor y un orgullo haberme hecho partícipe de ella. Un fuerte abrazo, Antonio!!

  2. Muchos conocidos (bares y personas), otros -también ambos- por descubrir. La nostalgia, cuando lo es con propósito de reincidencia, es muy sana cosa. Volveremos.

  3. Que delicia. Gozar de esos sitios, de su gastronomía , debe ser ahora más que nunca una prioridad.. Espero y deseo que en muy poco tiempo podamos compartirlos , eso si en la nueva ANORMALIDAD.. Señal de que estamos vivitos y coleando.
    Un fuerte abrazo para todos los hosteleros de este país.

  4. No te lo perdono me has cogido en ayunas . Paco Nuñe

  5. Que gran repertorio de compañeros y grandes espacios gastronómicos. . Muchas gracias Antonio por animarnos en estos días tan difíciles.

    Seguro volveremos todos con más fuerzas y energías renovadas.

  6. Toda una guía gastronómica y de teléfono ( que de gente mientas, en el artículo).. Un abrazo grande y a ver si por los !!! Bares qué lugares!!!!

  7. Qué bonito, compañero, cuántas alegrías en unos párrafos. Brindo por todos. ¡Salud y cosas buenas!

  8. Buena ruta gastronómica
    Se me ha echo la boca agua

  9. Levitra Not Effective plopeuselo generic cialis from india fuffTemigeri Canadian Pharmacy Mall

  10. Antonio cómo he disfrutado tus propuestas, un fuerte abrazo y que pronto puedas hacer ese «pequeño y sabroso» recorrido. José Antonio Navarro

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.